REMODELANDO EL CRÁNEO

A PROPÓSITO DE UN CASO DE  PLAGIOCEFALIA

De todos es sabido que nacemos con los huesos del cráneo sin soldar, para facilitar así el paso de la cabeza a través del canal del parto.

En cualquier tipo de parto, tanto instrumental como natural, se puede producir un desequilibrio en los huesos del cráneo, tanto en su posición como en su movilidad.

Durante un parto natural, por ejemplo, se realiza una híper extensión y rotación del cuello para ayudar a que salga la cabeza del canal del parto, en ese momento se puede provocar un bloqueo del occipital en esa posición, tendiendo así la cabeza del bebé a mirar hacia el lado en que se ha rotado, y,  provocando; acortamientos musculares, aplanamiento de la cabeza del lado que apoya siempre, desequilibrios musculares que a la larga pueden afectar a toda la columna (escoliosis infantil y juvenil).

También puede existir una posición anómala en el útero y que el bebé ya nazca con este desequilibrio.

En el caso que describimos, el bebé nació de parto natural sin instrumentación, y fue su madre la que observó que el pequeño siempre miraba hacia el lado derecho y que los huesos del cráneo homo laterales estaban aplanados (parietal, temporal y occipital). PLAGIOCEFALIA fue su diagnóstico, sus padres asustados con el nombre, empezaron a buscar tratamientos efectivos y recomendados para este tipo de “patología”.

Cuando acuden a la consulta, el pequeño presentaba aplanamiento de los huesos del lado derecho de su cabeza, no podía realizar una rotación del cuello hacia el lado izquierdo y tenía menos movilidad en el brazo y piernas derechos.

Tras su primera sesión, el niño se quedó dormido mirando ya hacia el lado izquierdo.

Cuando iniciamos la segunda, su madre me comentó que había notado como mejoraba la movilidad en todo su lado derecho, y así ha ido mejorando, sesión a sesión, equilibrando y dándole forma a su cráneo.

Después de 10 sesiones de Osteopatía, hemos conseguido remodelar su cráneo consiguiendo una forma muy equilibrada de su cabeza, al igual que una recuperación total de la movilidad de su cuello.

Las sesiones de osteopatía craneal son muy suaves, las técnicas que aplicamos no son dolorosas y los pequeños se relajan bastante, incluso se duermen durante la terapia.

Seria recomendable aplicar este tipo de terapia a todos los bebés recién nacidos para prevenir lesiones o patologías de columna en el futuro,

                                                “más vale prevenir que curar”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *