Cambio de calzado y aumento de lumbalgias y ciáticas

Ahora que se acerca el verano y tras muchos años de experiencia, vamos a prevenir unos de los dolores de espalda  más frecuentes que se produce al principio del verano, las lumbalgias y ciáticas.

 

image

 

Al usar chanclas la musculatura de la planta del pie se tiene que contraer para sujetar la zapatilla, si no lo hiciéramos no podríamos sujetar este tipo de calzado.

Esta permanente contracción de la planta hace que toda la cadena muscular posterior también se contraiga, gemelos, isquiotibiales, llegando incluso a los glúteos y al piramidal (a través del vientre muscular de este músculo pasa el nervio ciático), así que ya tenemos aquí un punto de compresión nerviosa, que nos puede dar una ciática bastante aguda pero fácil de solucionar. Un buen masaje terapeútico en toda la musculatura afectada, estiramientos y cambio de calzado sería suficiente para volver a la normalidad.

Puede ser también que se contraiga la musculatura de la zona lumbar y nos de un lumbago , dolor agudo en la parte baja de la espalda que imposibilita estar  recto, erguido. En este caso habrá que tratar la musculatura lumbar y de ambas piernas hasta llegar a los pies, con masaje terapeútico, estiramientos, manipulaciones vertebrales si fuera necesario y revisión y tratamiento de la musculatura flexora de la cadera (como el psoas iliaco, muy implicado en casos de lumbalgias).

 

DSCN0386

 

 

Si estos cuadros se repiten de vez en cuando y no sólo con el cambio de calzado, es porque existe un desequilibrio en la musculatura, ya sea por falta de ejercicio como por posturas mantenidas durante mucho tiempo, que a la larga podría ocasionar otras lesiones estructurales (como protusiones o hernias vertebrales).

Para prevenir, es importante equilibrar la musculatura con ejercicios adecuados a cada persona, nosotras recomendamos Pilates, Fisiopilates, Gimnasia Abdominal Hipopresiva, Ejercicios de Estiramientos prescritos individuales, Fisioterapia en Agua y por supuesto, visitar al fisioterapeuta al menos una vez al mes, para hacer una puesta a punto en la musculatura y evitar futuras lesiones.

 

pilates

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *